lunes, 2 de diciembre de 2019

PLAYA DE LA HIERBABUENA-PUNTA DE LEVANTE (BARBATE) (29NOV2019)

Hoy nos hemos desplazado hasta Barbate. Situada en el entorno que los griegos denominaron "Columnas de Hércules", esta villa blanca y luminosa está ligada desde antiguo al mar y a la pesca, disponiéndose alrededor de su pintoresco puerto pesquero. Con numerosas huellas prehistóricas (Cuevas de Fuente Santa y la Mojama, con restos de pintura esquemática; sepulturas antropomórficas y los dólmenes del Caño Arado), fueron los fenicios quienes hicieron de Barbate un puerto exportador, al implantar el sistema de almadraba que se ha perpetuado hasta hoy. Con el Imperio romano la localidad vive su etapa de mayor esplendor, convirtiéndose en un próspero enclave debido a la industria pesquera y de salazón.

De la época visigoda queda la Ermita de San Ambrosio (visitada en septiembre de 2019),  y según se podía leer en una de sus columnas, fue consagrada en el siglo VII. Interesante resulta la visita al Palomar de la Breña (vistado en enero de 2017), hacienda del s. XVIII por albergar uno de los tres palomares más grandes de Europa (con 7.700 hornillas), aunque hoy día está convertida en establecimiento hotelero, el palomar se encuentra en su estado original.

Pues saliendo desde Barbate y a través del Pinar de La Breña esta ruta nos llevará a la Playa de la Hierbabuena donde empezaremos nuestro recorrido playero hasta llegar a la Punta de Levante. Desde allí y siguiendo el cauce del Río Barbate nos desplazaremos hasta el paseo marítimo y centro de Barbate, por donde llegaremos al punto de salida.

Dejamos el coche en: 36°11.321'N - 5°55.586'W
Distancia: 10,62 kilómetros.
Tiempo: 2 horas 50 minutos.
Dificultad: Fácil.

Podéis descargaros el track, clicando en la siguiente imagen:
https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/playa-hierbabuena-punta-de-levante-barbate-29nov2019-43969974

El coche se queda en la Avenida Nuestra Señora del Carmen.

Justo al lado tenemos una vereda que nos introduce directamente en el Pinar de la Breña.

Este pinar se extiende desde el entorno de Barbate a los Caños de Meca y tierra adentro hasta Vejer de la Frontera, es uno de los parques naturales más pequeños de Andalucía con unas 5.000 hectáreas. En él se distinguen hasta cinco ecosistemas diferentes: marino, acantilado, pinar, marismas y sistemas dunares.

Hemos estado caminando paralelos a un cortafuegos, aprovechando la sombra que nos ofrecen los pinos, y al llegar a este lugar, debemos cruzar la carretera A-2223 que une Conil con Barbate.

Justo al otro lado tenemos un amplio aparcamiento y nos encontramos con uno de los comienzos del sendero oficial del Acantilado. Este sendero, de unos 7 kilómetros de longitud, comunica la Playa de la Hierbabuena con la de Caños de Meca (realizado en junio de 2013), y que en el día de hoy, realizaremos parcialmente.

En el camino nos encontramos un búnker. Son de los construidos en tras la Guerra Civil. Las autoridades, por entonces, entendían que la situación estratégica de España, y más en concreto de esta zona, convertían este tramo de la costa en una plaza muy deseada por los países que ya estaban involucrados en la II Guerra Mundial. Por esta razón,  el Gobierno decide realizar en 1939 un fuerte despliegue militar por la linea costera sur entre Málaga y Portugal (zona del Algarve) temiendo una posible invasión anfibia por parte del ejercito aliado.
Por ello, el litoral se dividió en sectores para construir en ellos diversas fortificaciones militares conocidos como búnke, poseían una estructura de hormigón que lo unía a tierra.y solían contar con un pequeño cañón y ametralladoras.

Aprovechamos una pequeña elevación del terreno para tomar alguna foto de los alrededores del camino.

A nuestra izquierda vemos Barbate y la Playa de la Hierbabuena, que dentro de poco recorremos. En línea de horizonte la Sierra del Retín, Sierra de la Plata y Punta Camarinal.

Nos hemos acercado a la línea del acantilado, lugar por donde caminaremos hasta encontrar una bajada a la Playa de la Hierbabuena.

Esta playa también es conocida como la "Playa del Chorro", debido a la existencia de diversos flujos de agua en los acantilados cercanos. Es una playa virgen algo alejada del núcleo urbano y de casi un kilómetro de longitud con una anchura media de unos 70 metros.

La bajada a la playa la hacemos a través de una correntía estacional, el lugar está reforzado con una empalizada de contención que evitar que el monte siga erosionándose.

Me sorprende un sinfín de pisadas muy recientes, sin dudas la noche anterior tuvo que ser movida por esta zona.

He calculado el pase por esta zona con la marea ya vaciando, mi intención es llegar a la Punta de Levante con la bajamar, esto nos permite ver la plataforma de abrasión en toda su plenitud.

Mirando hacia atrás veo lo que creo es una pequeña torre vigía, en un principio pienso en la Torre del Tajo, pero no lo es. No he encontrado información sobre esta construcción.

En estos momentos, la Playa de la Hierbabuena es solo para mí.




La Hierbabuena acaba en la escollera que protege el Puerto de Barbate, allí giramos hacia la izquierda.

Y recorremos todo el muro del puerto, por si parte externa.

Tenía intención de entrar en el puerto y hacer este tramo por el mismo, pero está en obras, así que tiramos por la izquierda de la A-2233.

Entramos en el puerto por el paso peatonal y vamos a recorrer el dique de levante. El Puerto de Barbate se llama en realidad Puerto de la Albufera.

Allí en la escollera vemos el conocido como "Rompeolas de la paz". Es un monumento diseñado por Luis Valverde Luna e inscripto dentro del proyecto educativo que por entonces abarcaba a los distintos colegios e institutos de Barbate "Barbate: Escuela, Espacio de Paz". Se trata de un torso femenino de unos dos metros, en homenaje a los marineros ahogados del Nuevo Pepita Aurora y por extención, a todos los demás. El torso es también un homenaje a sus viudas y mujeres.

Para evitar duplicar este tramo, en sus cercanías salto el muro del dique y acceso a la Playa de Nuestra Señora del Carmen. Quién no se vea capaz de saltar, siempre puede volver por donde vino y acceder a la playa desde la entrada al Puerto de Barbate.

Se enmarca en el núcleo urbano del municipio y está separada de la playa de la Hierbabuena, al oeste, por el puerto de la Albufera y de la playa de Cañillos, al este, y separadas por el río Barbate.
Tiene 1300 metros de longitud por unos 40 metros de anchura. De oeste a este, discurre desde el puerto de Barbate, en la zona conocida como "Rajamanta", hasta la desembocadura del río Barbate, donde la playa forma una lengua de tierra conocida como "La Barra". Es una playa de arena fina y blanca, que no presenta vegetación excepto en las proximidades de la desembocadura del río.

En la línea de horizonte, llegamos a ver el Faro de Camarinal en la Punta de Gracia (visitado en octubre de 2017).

La Playa del Carmen finaliza en la desembocadura del Río de Barbate, allí se forma una planicie arenosa conocida como "La Barra". De la viveza con que allí se canaliza el agua, da muestra su fondo que ahora con la marea vacía podemos recorrer en su totalidad.

El Río Barbate nace en las estribaciones del norte de la sierra del Aljibe, en concreto en la Garganta de Puerto Oscuro (visitada en noviembre de 2013). En su cabecera la pendiente es muy pronunciada, discurriendo sobre terrenos triásicos, salvando un desnivel de más de 600 metros, en apenas 10 km; a partir de aquí el río desciende suavemente sobre terrenos eocénicos, con un desnivel de sólo 200 metros en el resto de su recorrido, que a partir de su unión con el río Alberite fluye por terrenos cuaternarios. Dado que el río, que tiene una longitud superior a los 80 km, posee en sus tramos medio y bajo un desnivel muy poco acentuado, con numerosos meandros y tortuosos recorridos.

El sistema del Barbate y sus afluentes drena una superficie de 1.290 km² (17,6 % de la red provincial gaditana). Su cuenca recorre amplias vegas de formación coluvial y de magníficos bujeos, y llega a los terrenos desecados de lo que fue la Laguna de la Janda, recibiendo por su margen izquierda al río Almodóvar. Otros de sus afluentes son el Rocinejo, el río Celemín, el Álamo y el Fraja.

Caminando por la orilla del río, poco a poco nos acercanos al núcleo urbano.

Cerca del muelle viejo, vemos las cuadernas rotas de lo que antaño fueron hermosas embarcaciones pesqueras. Son auténticos pecios que quedan al descubierto en las bajamares.

Y como siempre me gusta mirar "los bajos", pues doy un vistazo a los pilotres y vigas de carga que sostienen al tan traqueteado muelle viejo.

En el viejo muelle podremos ver las embarcaciones de las almadrabas, fondeadas entre septiembre y marzo, como si de una exposición al aire libre se tratase.


Embarcaciones, por otra parte, muy especializadas y armadas según la función a realizar dentro de ese sistema tan complejo que forma la almadraba y la captura del atún.

Llegamos al espacio urbano que más nos recuerda la pasado pesquero de Barbate, se trata de El Chinar, en el entorno del puerto viejo. Allí destaca un edificio, rehabilitado en 2011 e inscripto en el Catálogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía, es la antigua lonja de pescado y cuyo diseño reproduce el perfil de un barco con distintos elementos formales que recrean el mundo náutico. En la actualidad se utiliza como espacio multiusos para distintas actividades públicas y se ha convertido en el lugar de celebración de la Feria del Atún (mayo).

A través de la Calle Almadraba llegamos al Paseo Marítimo.

Tras dejar el paseo marítimo y cruzar la Plaza del Barco, accedemos a la Calle Retama que confluye en la Avenida de la Virgen del Carmen, lugar donde iniciamos el recorrido.

Y ya sabéis, búscanos donde haya un sendero, una montaña, un árbol, donde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos donde el buitre leonado se siente invencible o donde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.