jueves, 12 de febrero de 2015

CIRCULAR A LA SIERRA DEL ALBARRACÍN (01 FEB 2015)

Con esta amplia ruta daremos una vuelta alrededor de los cuatro cerros principales de la Sierra del Albarracín (Albarracín, Ponce, Albarracinejo y Las Peñuelas). El inicio se efectúa desde la entrada a la pista que sube hacia las pistas de despegue de alas delta situada a un par de kilómetros pasado El Bosque. Visitaremos la cueva de La Terriza, Llano de los Fósiles, cortijo del Albarracinejo, Peñuelas, bajada a los Llanos del Berral, manantial de la Máquina y subida hacia la Cabreriza de las Lomas, e incorporarnos nuevamente a la pista de las alas delta ya en bajada hasta el aula de naturaleza y retorno por el mismo lugar inicial de subida. Ruta exigente, la distancia y las contínuas pendientes que debemos salvar nos hace catalogar ese recorrido como díficil. Si no se conoce la zona el uso del gps es imprescindible.

Dejamos el coche en: 36º46.056'N - 5º29.395'W
Distancia: 16,36 kilómetros.
Tiempo empleado: 7 horas 56 minutos.
Dificultad: Difícil.

Podéis descargaros la ruta pinchando en la siguiente imagen:

Conforme pasamos la valla giramos a la izquierda y tomamos una vereda muy bien marcada.

Sin tiempo a calentar comenzamos la primera subida, son unos 700 metros con un desnivel más que aceptable que nos obligará a tomarlo con mucha calma. En este corto espacio levantaremos un desnivel de más de 150 metros.


Este primer repecho lo acabamos justo en la intersección con la pista que sale desde esta construcción utilizada a veces como aula de naturaleza. Giramos a la derecha para rápidamente salir de la misma tomando una nueva vereda a nuestra izquierda. La pendiente es algo más suave, en aproximadamente un kilómetro, levantaremos 100 metros de altura.

Desde un primer momento podremos disfrutar del paisaje cercano.


Nuestra primera meta volante la constituye la Cueva de La Terriza, una oquedad fácil de visitar en sus dos salas primeras, aunque para progresar por ella son necesarios material y conocimiento de espeología, y como carecemos de ambas cosas pues nos limitaremos a quedarnos en dichas ubicaciones, aunque es suficiente para disfrutar de ella.

Antes de llegar la cueva nos encontraremos unos restos de lo que pudo ser una corraleta.

Como en casi todas las cuevas el acceso de entrada no hace presuponer lo amplio de la misma. Podemos ver sin problemas la antesala y dos salas interiores.

Desgraciadamente no pude sacar fotos interiores ya que sólo fue entrar y el cristal del objetivo se humedeció totalmente, la alta humedad de su interior hizo que se quedara totalmente inoperativo y a pesar de secarlo varias veces, frustó la toma de imágenes.  Esta es la antesala, cuidado con el suelo que es muy resbaladizo.

Sala de la izquierda.

A la derecha existe otra que es por dónde se accede a su interior si sabemos y tenemos material adecuado para adentrarnos en ella, sea como sea, nos aseguramos terminar embarrados a poco que queramos asomar el "bigote".  A partir de aquí no pude sacar nada más.

Justo a la izquierda de la entrada de la cueva hay una vereda que sube, progresaremos por ella hasta llegar a una angarilla que debemos cruzar. WP ANGARIL.

Como por arte de magia el biotopo cambia totalmente, un bosque fresco y cerrado se cruza en nuestro camino. Madroños, quejigos, acebuches, o lentiscos nos trasladan temporalmente al parque natural de Los Alcornocales pero no nos engañemos, seguimos estando en el de Grazalema.



En un claro de la espesura podremos ver Benamahoma y sus escoltas, la Sierra del Pinar y la del Hinojal a su izquierda. Más a la izquierda y fuera de imagen la Sierra del Labradillo.

Si miranos a la derecha a lo lejos se nos aparece la Sierra del Endrinal.

Una charca/abrevadero nos conduce a esta planicie que nos servirá de mirador improvisado. WP CHARCA.

Ahora sí tenemos una toma de la Sierra del Labradillo.

Y a su derecha la del Hinojal.

Las recientes lluvias han provocado que la vereda por la que debemos continuar se haya convertido en el cauce de una pequeña correntía. El agua nos limpia las botas de barro, chachi. ;)

Salimos del pequeño bosque tipo "alcornocaleño" para volver a la planicie pedregosa. Allí al fondo nos espera el Llano de los Fósiles.

Esta gran encina nos indica el camino cual faro guía directo al Llano. WP ENCINA GRANDE.

Andamos por la zona conocida como Albarracinejo. Zona de transición entre el cerro Ponce y el cerro del Albarracinejo.


Aunque prestamos atención no vemos ningún fósil en el Llano de los Idems, y una nueva subida nos devuelve la atención al camino. Estamos en el lugar más alto de todo el recorrido, 770 metros sobre el nivel del mar.

La consiguiente bajada nos lleva directamente al cortijo del Albarracinejo, cada vez más deteriorado.

El lugar es bonito para vivir, pero leches "cuántas piedras", este lapiaz hace de muro improvisado, me sorprende ver un muro artificial a modo de bancal. El bancal es una construcción de piedra que formando un muro permite nivelar y mantener la tierra en las empinadas laderas de los montes y que puedan utilizarse como terreno de labor. En Granada estos muros se llaman "Balates" y no es fácil de verlos en estas tierras, al menos yo es la primera vez que los observo en Grazalema.

En esta zona podremos observar varios pozos y piletas para uso de los habitantes del cortijo y su ganadería.


Una aburrida vaca nos mira despreocupada y tranquila, al menos bastante más que nosotros que aunque sabemos que son mansas esos cuernos imponen y no le quitamos el ojo de encima en busca de cualquier movimiento.

Abandonamos las inmediaciones del cortijo y en nueva bajada nos aproximamos a las estribaciones del cerro de Las Peñuelas.

Esta última corraleta, por la que debemos saltar, es lo último que veremos del cortijo del Albarracinejo. WP CORRALETA2.

Una mirada atrás nos permite comprobar como nos alejamos de los cerros que teóricamente deberíamos rodear. Evidentemente daremos un rodeo pero algo mayor.

El paso discurre en la unión de los cerros del Albarracinejo y Las Peñuelas. Apretamos los dientes que nos espera otra dura subida.

A media altura ya vemos la Sierra de la Silla al completo.

Atrás y ya lejano queda el Llano de los Fósiles, marcado con una flecha el sendero recién pasado, el desnivel es evidente.

Una nueva alambrada, una angarilla sin angarilla. WP PASO ALAMBRADA. Estamos en la parte más alta de este tramo, a partir de ahora nos toca bajar la ladera opuesta del Albarracinejo.


Aunque parezca complicado esta bajada es muy cómoda, multitud de piedras a modo de improvisados escalones la convierten en muy cómoda. Pensamos en tirar cuesta abajo en línea recta y evitarnos algún kilómetro de recorrido y ganar tiempo pero al no conocer la zona preferimos el trazado tradicional.

Nuevamente se nos aparece  la Sierra del Pinar, si nos fijamos podremos ver la carretera que conduce al Puerto del Boyar y algo más a la derecha el comienzo del Salto del Cabrero.

Y más a la derecha la Sierra del Caillo, Sierra Alta, Benaocaz y el Cintillo.

Paramos a recuperar algo de fuerzas que aún queda mucho, esta bajada es larga, muy larga, pero no tanto como la que nos espera algo más adelante.

Oímos voces y a lo lejos aparece el área recreativa de Los Llanos del Campo, repletita de gente.

Por fin un llano, hemos conectado con el sendero de Los Llanos del Berral. Caminamos casi paralelos al arroyo de Los Charcones que lleva menos agua de lo esperado en esta época.

Un nuevo paso. WP PUERTA.

Aquí en este mirador finaliza el sendero oficial de los Llanos del Berral.

Nosotros continuaremos hacia abajo, una larga bajada que finalizará algunos kilómetros más allá en las cercanías del Pontón de Tavizna.

A nuestra izquierda la garganta del arroyo de Los Charcones se muestra inexpugnable.

Desde hace rato caminamos por la ladera del cerro Las Peñuelas, fácilmente identificable por el sinfín de abrigos formados a sus pies.


Otra angarilla, la pasamos y continuamos en linea recta. WP ANGARI1.

Un nuevo cauce formado por correntías estaciones nos servirá de improvisada pista.


Sin previo aviso la bajada se suaviza y nos encontramos a nuestra derecha con el Manantial de La Máquina. Aguas cristalinas dónde las haya, su caudal vierte al río Tavizna.

Otra edificación abandonada, se trata de la finca del Caserón. WP PUERT.

¡Un camino casi llano y asfaltado! Nadie diría que me alegra ver uno, pero a estas alturas y con cansancio acumulado me sabe a gloria, pero mi dicha dura poco, unos metros más adelante tendremos que abandonarlo para empezar lo que probablemente sea lo más duro del recorrido. A la izquierda llegaríamos directamente al Pontón de Tavizna, nosotros a la derecha.
Ojo con esta angarilla, tiene muchas ramas en el paso como intentando que se vea lo menos posible. La debemos pasar y empezar a subir lo que sin dudas y después de varias horas de caminata y el sol apretando, será la subida más dura de todo el recorrido. Como preámbulo tendremos que levantar 160 metros de altura en un kilómetro escaso de distancia. WP ANGARI21.


Faltos de aire llegamos a una alambrada que nos indica que de momento tendremos otro respiro, este paso nos coloca en un cómodo cortafuegos.

En algunos tramos incluso bajamos un poco.

Atravesamos el cauce seco de un arroyo estacional que sirve de frontera entre las laderas del cerro del Albarracín y Ponce. WP ARROYO ESTACIONAL.

Otra planicie que nos sirve de mirador y desde la que podemos ver al completo la sierra de La Silla. WP MIRAD.

Se acabó el descanso, comenzamos la última y también dura subida del recorrido, tenemos que superar un desnivel de 233 metros en una distancia de dos kilómetros. Nos anima saber que es la ladera del cerro Albarracín. El sendero es muy claro y nos llevará directamente a la cabreriza de Las Lomas.

Circulamos por la zona conocida como Las Lomas.

Teníamos previsto llegar hasta el Alto del Puntal, pero la tarde se nos echa encima y no me gusta apurar la luz del sol, además el cansancio ya hizo mella en nosotros, así que lo dejaremos para otro día, que hay más días que romerías. Al fin la cabreriza.

Nuevamente el "dúo dinámico" pero desde la otra cara.

A esto le queda poco, nuevamente las vistas del principio.

Nos hemos incorporado a la pista que nos lleva a la caseta de vigilancia y posteriormente a las pistas de alas delta. Otra charca en las inmediaciones de la caseta de vigilancia forestal. WP CHARCA2.

Allí la tenemos.

Seguiremos la pista ya en contínua bajada. Disparos de escopeta rompen la tan deseada paz.

El Bosque al atardecer.


Encontraremos un desvío a nuestra derecha que nos llevará directamente al aula de naturaleza y sólo nos quedará repetir el camino del inicio, pero esta vez en bajada.

Con esta última imagen damos por finalizada la entrada, espero os guste y sea de utilidad.

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.

5 comentarios:

  1. Hola Félix, la verdad es que sí, magnífica e intensa para poner a prueba las pilas de nuestras botas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Bonita ruta José, y también descrita como nos tienes acostumbrado, esta temporada tenemos previsto hacer un recorrido por estos montes. Muchas gracias por compartirlo. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Buena caminata, gracias por compartirla. Saludos desde Arcos.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que sí, sudamos de lo lindo, ruta exigente al menos para nosotros que somos andarines tardíos. Gracias por la visita.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.