lunes, 13 de octubre de 2014

LA PUNTA DEL BOQUERÓN (SAN FERNANDO) 11 OCT 2014

La punta del Boquerón es el extremo de un cabo arenoso de la costa atlántica andaluza flanqueado por el océano Atlántico y el caño de Santi Petri.
Probablemente la ruta más emblemática del Parque Natural Bahía de Cádiz. Un entorno de dunas y marisma dónde podremos disfrutar de una amplia gama de plantas y aves y como no, disfrutar de nuestro querido mar.
Distancia: 7, 89 kilómetros. Recorrido fácil.
Dejamos el coche al final de la carretera de la playa de Camposoto, en: 36º25.143'N - 6º13.447'W.

 Puedes descargarte la ruta clicando en la siguiente imagen:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8006408


Gran parte del sendero está protegido por una pasarela de protección que nos hará más cómodo el movimiento.

El primer tramo lo haremos paralelo al caño de La Calavera. Probablemente le venga el nombre por la posible cercanía a la hoy desaparecida batería de San Melitón de Calavera.


Además de amplios sistemas dunares se pueden ver la vegetación que crece en ellos, todas típicas de biotopo de marisma, destacando la retama y el barrón que con sus amplias raíces contribuyen al mantenimiento y fijación de las dunas.


La marea busca la pleamar y lenta aunque inexorablemente invade las zonas de inundación.

Dejamos la cómoda pasarela y ahora el sendero de arena fina y blanca nos ralentiza un poco, pero permite imbuirnos, más si cabe, de todo el entorno.

Las zonas lodosas no cubiertas de forma permanente por el agua constituyen el hábitat ideal para el cangrejo violinista y multitud de aves que buscan alimento.

La vegetación de marisma podemos clasificarla en tres grupos:
La de marisma baja, zona que se inunda en cada pleamar (Zostera y Lechugueta). La de marisma media (Espartina y Sapina). Y la de marisma alta, zona que sólo se inunda en mareas vivas (Salados, Verdolaga, Saladillos, Brezo de mar o Armajo).

 

Si queréis ampliar información sobre toda la vegetación de marisma os aconsejo el siguiente enlace:
http://waste.ideal.es/puntadelboqueron.htm

 El camino de arena da paso a otro más estrecho y compactado.


Durante el trayecto encontraremos varios puentes que nos permitirán el paso en horarios de pleamar ya que el agua y según del gradiente de la marea, inundará ciertas zonas altas.

Allí a lo lejos se divisan los restos de la casa de San Nicolás.

Otra porción de pasarela que ahora y debido al estado de la marea, sí resulta práctico.

 San Fernando se divisa a lo lejos.

Seguimos nuestro agradable paseo.

Al otro lado del caño de Santi Petri está Chiclana, siendo su club náutico lo primero que divisaremos.


Un mirador a medio camino nos ofrece información de lo que vemos y su porqué.

 Este último tramo de pasarela nos llevará directamente a la Batería de Urrutia.



Curiosamente y cuándo empieza lo más interesante, alguien decidió que este lugar es el fin del sendero, pero nada más lejos de la realidad.


La Batería de Urrutia es la principal batería defensiva de las que se construyeron en el s.XVIII para defenderse del francés. En la zona también podremos ver los restos de otras baterías, como la de SanGenís y Aspiroz, todas construidas con el mismo fin.

Debe su nombre al general José de Urrutia y de las Casas, siendo utilizada en el sitio de Cádiz durante la Guerra de Independencia Española y especialmente a la llegada de los Cien Mil Hijos de San Luis (1823).



Dejamos la batería de Urrutia y siguiendo la línea de costa nos dirigimos a "perimetrar" de forma física la Punta del Boquerón.

 En esta parte encontraremos las dunas más altas del entorno

La marea está casi en su apogeo pero aún nos permite pasar con comodidad, dentro de poco o nos metemos en agua o subimos por la duna.

En estas fechas y con el día fresquito de hoy es una gozada pasear por la playa, ni un alma.


Aquí podemos ver la importancia de la vegetación, dónde en los lugares que no existe, la arena ha sido arrastrada dejando una zona pedregosa e inerte.

Ya tenemos a la vista el castillo de Santi Petri enclavado en el islote de mismo nombre. Fue construido en 1717 sobre los restos de lo que se supone fue el templo de Melkart (1100 a.C.) y sobre éstos, los romanos edificaron un templo dedicado a Hércules.

A partir del s.IV su esplendor decae hasta desaparecer con el dominio visigodo. No es hasta el s.XVII cuándo retoma su importancia construyéndose un baluarte militar rodeado por una gran muralla. Hoy día y tras años de abandono este castillo ha sido restaurado y puede ser visitado.

Como curiosidad señalar que Manuel de Falla se inspiró en este castillo para componer la música de su famosa sinfonía "Atlántida"

El tiempo amenaza lluvia así que seguimos con la vuelta, que haremos por la orilla de la playa con la única compañía de las gaviotas.

Las nubes dan un respiro y la costa se muestra en toda su plenitud, tranquilidad total a pesar del fuerte temporal que nos azota.

A pies de agua y como testigo claro de la subida del nivel del mar nos encontraremos un par de búnkeres supervivientes a la guerra civil que poco a poco terminarán sumergidos completamente.


 Con el sol cayendo damos por finalizada la gratificante salida de hoy

No sin antes encontrar en la orilla un testimonio de que estamos en un territorio de vida y muerte, así que no dejéis para mañana el sendero que podáis hacer hoy.

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.