sábado, 7 de diciembre de 2013

CANUTO DEL RISCO BLANCO - 9 JUN 2013

Buen sendero para realizar cuando aprieta el calor, es uno de los exponentes más bellos del tipico bosque galería, un canuto dónde ver el sol es pura casualidad.
Para llegar necesitamos dejar la autovía Jerez-Los Barrios A-381 por la salida 77, y pillar la antigua carretera Los Barrios-Facinas. Lo peor de todo son los últimos 8 kilómetros que se hacen por un carril en mal estado, se hace en turismo pero hay que tener cuidado en algunos tramos.
El comienzo del sendero se realiza en: 36º9.799'N y 5º34.943'W. Pero al ser un sendero corto preferimos aparcar junto al Cortijo del Tiradero y ampliar algún kilómetro más el recorrido.
Dejamos el coche en: 36º10.060'N y 5º34.826'W
Distancia: 14 kms.
Tiempo: 6 horas 02 minutos.





















A lo lejos, el peñasco que da nombre al sendero, a la zona y al arroyo que lo recorre.





















El principio del sendero discurre por una pista muy cómoda pero algo aburrida.





















Justo en este puente hay que girar a la izquierda, está señalizado con una baliza aunque fácilmente pasará desapercibida. Podemos girar a la izquierda antes del puente o después, este tramo es circular, subimos por un lado del canuto y bajeremos por el otro, así que es indeferente por cual subir.





















Por el camino hemos encontrado este horno de pan, así como algunas jaulas para jabalíes, frecuentes en la zona.





















Ya estamos de lleno en el bosque galería. Con razón llaman a este lugar El Bosque Encantado.






















El sendero está perfectamente balizado lo cual se agradece, ya que la abundante hojarasca del otoño oculta en parte algunos tramos del camino y puede inducir a equivocaciones. El arroyo del Risco Blanco que hemos vadeado en varias ocasiones en la parte baja del recorrido, antes de iniciar verdaderamente la subida por el canuto.






















Los helechos serán nuestros acompañantes durante todo el sendero, este barandal de madera nos marca el camino que fácilmente quedaría oculto por el desmesurado crecimiento de los mismos.

Como ya he comentado, se sube por un lado del canuto y se baja por el otro, pero nosotros siempre queremos más e intentamos demorar el regreso y seguimos progresando en la subida, hasta que en un momento dado la madre naturaleza nos dice que hasta aquí llegamos.
 
Impresionante todos los árboles cubiertos de helechos, hiedras y otras plantas colgantes y tapizantes, perfectamente aclimatadas al terreno sombrío, una lucha sin cuartel en busca de un rayo de sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.